Blogia
Bitácora PI

QUO VADIS, DOMINE?

QUO VADIS, DOMINE?

Juan V. OLTRA

 

   Uno a veces se plantea si es absurdo avisar desde la almena de que viene el sarraceno. Duda sobre si vale para algo, y entonces recuerda la anécdota que vivió una anciana polaca cuando los tanques de Hitler cruzaron la frontera de Polonia como si fuera mantequilla, saliendo a su encuentro furiosa amenazándoles con un palo. Un vecino le dijo: "Es absurdo lo que haces, ¿no ves que no sirve para nada?". Ella espetó: "Sí sirve: ¡Sirve para dejarles bien claro de parte de quién estoy!". Permítanme que me disfrace de vieja polaca mientras leen estas líneas.

 

   Hace pocos minutos he terminado de ver un programa de Antena 3 Televisión. Un programa que en su momento no vi por, perdonen el eufemismo, problemas de la agenda sanitaria  de uno de mis hijos, pero sobre cuya visión algún amigo me encareció fervientemente. Famélico intelectual perenne, lo he buscado por esta red de redes que a veces parece tejida con el hilo de Ariadna hasta dar con él. Permitan que se lo resuma, porque tiene su miga. Se trata de una producción de El Mundo Televisión para la cadena privada Antena 3, donde, bajo el título "En el nombre del padre". Intenta hacer luz sobre algunos puntos al parecer oscuros de la relación entre la Iglesia vasca y la organización terrorista ETA.

   ¿He dicho oscuros? Disculpen. Debería haber dicho tenebrosos. Los escasos pelos que me van quedando se quedaron como escarpias conforme avanzaba el documental.  Sacerdotes que se oponen a que la bandera por la cual murieron esté presente en el funeral sobre el féretro de las víctimas de ETA, que en todo caso aceptan mencionar el nombre de pila, pero no el apellido, que incluso niegan misas en el aniversario de sus asesinatos.

   ¿Difícil de creer? Aun hay más. Jerarquías de la Iglesia hablando de dos bandos iguales, que justifican la violencia invocando la Guerra civil, el GAL como precedente, que llegan a denominarse independentistas y afines a los objetivos de ETA, que llegan a ¡esconder a terroristas con los cadáveres de sus víctimas aun calientes y se ufanan de ello!

 

   Y mientras tanto, algún párroco que no quiere comulgar con ruedas de molino y ofrece paz y piedad a las víctimas, con guardaespaldas o alejado de su parroquia para salvaguardar su vida. Y mientras tanto, la Conferencia Episcopal Española, calla.

   Sí recordaba haber oído contar a un Guardia Civil destinado en su día en el cuartel de Intxaurrondo cómo, tras el asesinato de un compañero suyo y lo difícil que resultaba que un cura local oficiara la misa de cuerpo presente, le dijo a éste que no se preocupara, que ya encontraría a un evangelista o a un rabino que lo hiciera... a lo que algún amigo suyo le dijo que no, que lo que había que buscar era un sacerdote católico, pues el que le había puesto las trabas, no lo era.

 

   ¿Es Iglesia esa organización que campa por el País Vasco? Empiezo a tener mis más que serias dudas.

   Me encanta hablar con Luis, mi hijo pequeño, pues sumando sus profundos conocimientos de hombre de tres años con mi inocencia de niño de cuarenta, se obtienen siempre conclusiones impecables. Así, cuando recién terminado el documental me dijo "caca", obtuve la respuesta. La Iglesia vasca no es más que un montón de mierda con alzacuellos.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

Miguel Pons -

Juan: llego con una semana de retraso en darte la razón. Desde entonces, como para animarte, los buenos obispos han pactado no usar Unidad de España en la misma frase que Bien Moral.
Pujol ha ganado la batalla de la Verdad y los obispos Catalanes y Vascos han chantajeado a los demás sobre qué puede o no puede decir el magisterio de la Iglesia, como aquello de que "El reino dividido perecerá".
¿Tiraba piedras la vieja polaca?

RCEC -

Más razón que un santo tiene tu hijo. Pero toda esta miseria de la iglesia "baska" viene de mucho antes; concretamente, de hace 40 años, cuando ETA nace en las sacristías peneuvistas.

Josemaría de Andrés -

Mal, muy mal por esos curas vascos; pero, siempre está la excepción que confirma la regla. Lo que ocurre es que no son noticia aquellos que perdonan a unos y a otros, porque eso nos enseñó el Señor, aunque para vivir en ésta sociedad, aparte del perdón haga falta justicia para auellos que, habiendo sido perdonados, deben cumplir en esta tierra sus equivocaciones.

Mar Monsoriu -

Puede entender que los curas del País Vasco acojan a los etarras como ovejas descarriadas y les perdonen. Aunque lo cierto es que no se ve mucho proposito de enmienda en esta gente. Ahora bien, lo que si que resulta reprochable es que no den apoyo, atención, y servicio a los fieles católicos víctimas de los terroristas. Sobre eso la Conferencia Episcopal si que tendría que decir algo. La cobardía no es una buena compañera de camino. En situaciones como la presente se necesitan curas comprometidos y valientes dispuestos a apoyar a las víctimas y no a los verdugos.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres