Blogia
Bitácora PI

LA SIMA IBEROAMERICANA SE TRAGA LA HISPANIDAD

LA SIMA IBEROAMERICANA SE TRAGA LA HISPANIDAD

José Javier ESPARZA

(El Manifiesto)

 

   Una auténtica comunidad política, para ser algo más que retórica, debe tener consecuencias prácticas, reales y concretas en el orden del poder mundial. Si no, no puede hablarse de comunidad en términos políticos. Hoy la comunidad iberoamericana es una realidad en el ámbito diplomático, porque hay reuniones con periodicidad fija y porque hay mecanismos estables de cooperación -sobre todo en materia asistencial-, pero no es una comunidad política. No lo es porque lo iberoamericano no existe como un poder definido y visible en el concierto mundial del poder.

Lo iberoamericano

   Para que lo iberoamericano exista como un espacio singular en el ámbito internacional, debería poder ser identificado por sus rasgos específicos. ¿Cuáles son esos rasgos? ¿Qué es lo que define al espacio iberoamericano? En realidad, los rasgos sobre los que se construye lo iberoamericano, a ambos lados del atlántico, son sólo dos: una lengua común, que es la española, y una cultura compartida, que es la católica. Podría ser más que suficiente para constituir una línea política, un vector de poder, es decir, una manera concreta de organizarse políticamente. El idioma español, hablado por 400 millones de personas como primera lengua y como segunda por bastantes millones más, podría ejercer una influencia decisiva en un mundo donde las tecnologías de la comunicación y la información han adquirido un valor preponderante. En cuanto a la cultura de matriz católica, es evidente que puede inspirar una manera muy concreta de organizar las sociedades tanto en lo económico como en lo moral.

   Ahora bien, tales rasgos específicos poseen un valor muy débil en el mundo contemporáneo. La cultura de matriz católica, porque ha sido sustituida universalmente por la de matriz protestante y, a través de ésta, por el materialismo del mercado total. Y la lengua española porque, no nos engañemos, el que mucha gente hable un idioma no significa estrictamente nada en términos de poder si ese idioma no es también el de los grandes negocios, las tecnologías punta, la investigación científica, las fuentes de energía o las armas más perfeccionadas, y el español, en todos estos terrenos, dista de aspirar a liderazgo alguno. En esas condiciones, los rasgos centrales de lo iberoamericano carecen de valor político: no pueden configurar un polo de poder.

La comunidad iberoamericana y sus enemigos

   Hay otro asunto de la mayor importancia, y es la muy distinta perspectiva con que se percibe este tipo de cumbres a cada lado del Atlántico. En España la perspectiva es post-nacional, en América sigue siendo nacional. En España, como en el resto de Europa, hablamos en términos post-nacionales porque hemos entregado ya buena parte de nuestra soberanía -la moneda, lo esencial de la Defensa, etc.- a instituciones supranacionales, ya se trate de la Unión Europea o de la OTAN. Pero en América se sigue hablando en términos nacionales -y en ciertos casos, violentamente.

   En efecto, la mayoría de las naciones iberoamericanas vive inmersa en un mundo que pivota en torno a los Estados-nación, mundo que no ahorra violentos conflictos fronterizos como los que han vivido Perú y Ecuador o rifirrafes como el de Argenina y Uruguay a propósito de las papeleras. Los proyectos multinacionales que han surgido en América, como Mercosur, apenas si avanzan a trancas y barrancas porque ninguno de sus miembros está dispuesto a renunciar al poder económico nacional en beneficio de regulaciones transnacionales. Y a eso se suman nuevos proyectos de carácter revolucionario, como el de Hugo Chávez y su "bolivarismo", que vienen a ser una especie de nacionalismo multinacional americano, porque su ambición es extenderse por todo el continente sur.

   Merece la pena detenerse en Hugo Chávez, dado que este señor ha tenido la deferencia de dinamitar la Cumbre con sus acusaciones a España. Chávez, típico ejemplo de personaje en busca de autor, ha pasado de un nacionalismo autoritario difuso a un neoleninismo no mucho mejor definido. En este tránsito, la invocación de Simón Bolívar -un sujeto cuya verdadera historia habrá que contar algún día- ha servido de coartada mítica para dorar un proyecto de poder eminentemente personal que aspira a convertirse en algo más. A fecha de hoy, el proyecto bolivariano puede resumirse así: que las naciones iberoamericanas -o latinoamericanas, como dicen ellos- se apoyen en sus recursos naturales para conformar un polo de poder autosuficiente, definido por la oposición a los Estados Unidos en lo exterior y por un cierto tipo de socialismo en lo interior. Este horizonte seduce hoy a mucha gente -y no sólo de izquierda- en la América hispana. Y sería completamente legítimo si no fuera porque, evidentemente, son muchos los países americanos que no lo comparten.

   El hecho es que, en la perspectiva de Chávez, la mera idea de lo iberoamericano, es decir, de cualquier lazo político entre América y España, es un obstáculo de primera magnitud. España es un obstáculo porque es un país aliado de los Estados Unidos, inmerso en la Unión Europea y adscrito al núcleo motor de la globalización. Y lo iberoamericano incomoda a Chávez porque supone desplazar la atención de los países de "nuestra América", desviar su horizonte desde lo continental hacia lo oceánico, abrirles una perspectiva -la de la Hispanidad- que es incompatible con ese neonacionalismo que el venezolano predica. Por eso Chávez se ha convertido, entre otras cosas, en portavoz del nuevo indigenismo. Chávez aspira a romper la comunidad iberoamericana como Bolívar rompió la monarquía hispánica.

¿Y vale la pena?

   En estas condiciones, la pregunta para nosotros, españoles, es si tiene algún sentido mantener la rutinaria pantomima de una comunidad iberoamericana de naciones que carece de potencia para imponerse en el escenario mundial, que carece de ideas-fuerza capaces de identificarla como poder político y que carece también de voluntad común entre sus miembros.

   Nuestra respuesta es que sí, vale la pena. Ante todo, por razones de identidad: el lugar de España en la Historia Universal está inevitablemente ligado a la América hispana; lo que nos define como nación histórica es la empresa americana, y lo que nos define como sujeto cultural singular es esa lengua que se habla a ambos lados del océano. Si queremos que España sobreviva como agente histórico con una identidad específica, si no queremos disolvernos en el mundo sin forma de la globalización y del mercado planetario, entonces es preciso que nuestra política se dirija hacia aquellos horizontes que nos son enteramente propios. El americano lo es.

   Pero la política reposa sobre el poder, y no puede ser de otro modo. Si esa comunidad iberoamericana no se traduce en política real, esto es, en política de poder -en la organización de los recursos energéticos, en la configuración de un polo cultural hispano, en el lanzamiento de plataformas científicas y tecnológicas propias, en compromisos efectivos en materia de defensa-, entonces no habrá más que un parloteo retórico sin trascendencia alguna.

   ¿Y sobre qué base edificar ese proyecto de poder? Sobre lo único que nos hace singulares y que nos hermana: la lengua española y la tradición cultural católica. ¿Estamos dispuestos a renunciar a nuestra ultramodernidad globalizada -y ellos, en América, a su política de nacionalismo retardatario- para meternos en esos berenjenales? Probablemente, no. También aquí habrá que mover montañas.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

R Bau -

El texto de Esparza , siempre inteligente, contiene a mi forma de ver graves defectos de base, que me gustaría compartir:

1- Dice el texto: “Merece la pena detenerse en Hugo Chávez, dado que este señor ha tenido la deferencia de dinamitar la Cumbre con sus acusaciones a España”.
Chavez, que no es santo de mi devoción, no se metió con ‘España’ sino con el gobierno de Aznar que SIN DUDA apoyo, junto a la Cia y a multinacionales la financiación y fomento del fracasado golpe de estado en Venezuela. Y tiene toda la razón en insultar a Aznar, incluso más, en reclamar explicaciones y compensaciones, aunque sus formas sean mal educadas, eso si.
Nunca el gobierno de España ha reconocido su apoyo a Bush en ese golpe, ni ha pedido disculpas por su participación. Figuraos que Chavez financiara y promoviera un golpe militar en España!.

Así que el gobierno de España debería pedir disculpas y asumir su carácter de miserable marioneta de Bush y la Cia en aquel momento.

2- Dice el texto: “Chávez, típico ejemplo de personaje en busca de autor, ha pasado de un nacionalismo autoritario difuso a un neoleninismo no mucho mejor definido.”
Chavez ha sido elegido por votos, y eso JAMAS lo han hecho ningún gobierno marxista-leninista, nunca en toda la historia. Y presenta su Constitucion a votación… vaya.
Y su autoritarismo esta basado en esas Constituciones. Y si se dice que acalla como puede la oposición podemos recordar que en los demás países se ha hecho lo mismo, aquí el gobierno cerro El Alcazar y pone pegas imposibles a todo acto o intento ‘nacionalista’. Intentad abrir una Tv aquí que no sea del agrado de los PP-PSOE!...
O sea, no es más autoritario que el capitalismo, pero eso si, el capitalismo es mas hipócrita en sus medios.
Acusar a Chavez de tirano por hacer lo mismo que aquí: ganar votos a base de controlar los medios de masas, como aquí hacen PP y PSOE donde pueden, es pura hipocresía.
En Hispanoamérica el peso de la propaganda USA y su capitalismo aliado, por Tv, satélites, internet, diarios, etc es inmensamente más potente que los medios de Chavez.

3- España no tiene nada que hacer ni decir en Hispanoamerica. Hoy por hoy su política es USA-UE-OTAN,
Cuando Esparza dice: “El hecho es que, en la perspectiva de Chávez, la mera idea de lo iberoamericano, es decir, de cualquier lazo político entre América y España, es un obstáculo de primera magnitud. España es un obstáculo porque es un país aliado de los Estados Unidos, inmerso en la Unión Europea y adscrito al núcleo motor de la globalización”, así es, y la culpa no es de Venezuela sino de España. Los gobiernos de España apostaron por el capitalismo mundialista, o sea el bloque USA-UE, y por tanto en Hispanoamerica no es mas que una marioneta mas de USA, no veo que papel puede representar sino el de ‘traductor al castellano’ de las políticas USA en Hispanoamérica

Urdina -

El tema que suscita el artículo se relaciona con ser o no ser de España. Coincido parcialmente con el comentario de Pedro en que no está tan claro el concepto de iberoamericano como podría pensarse. Cierto que Portugal participó del proyecto histórico de reconquista y éste no se hacía con referencia a Portugal si no con referencia al reino godo. Fue una posibilidad pero de nada sirve llorar sobre la leche derramada. Cuando se trata de construir una comunidad conviene tener muy claro los criterios con los que se pretende hacerlo. Una forma de hacer reventar un proyecto político es lanzar uno más ambicioso y menos realizable, por tanto, si como dice Pedro Brasil y Portugal van por su lado podemos es preferible ser buenos vecinos que malos socios. Dicho esto por el contrario coincido con el fondo de artículo de Javier Esparza que platea unas incognitas inquietantes. Primero el carácter posnacional, o mejor dicho antinacional de la clase política española encumbrada tras el asesinato de Carrero Blanco. El proyecto de esta oligartquía política, intelectual, mediática y empresarial es Europa lo cual resulta un sarcasmo porque el progresismo español que blasona de la defensa de la idea de democracia frente a la dictadura franquista aún no ha sido capaz de definir quéentiende por democracia. Según Abraham Lincoln la democracia es el gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo, pero ¿Qué clase de gobierno del pueblo va a existir si negamos la existencia del pueblo? No es el procedimiento asambleario, electivo o consultivo lo que confiere el caracter democrático a la acción de votar si no el pueblo que es sujeto de derecho de la democracia. Elecciones había en el antiguo régimen y en la Unión Soviética y el hecho de votar no legitima automáticamente las elecciones si el sujeto de derecho no es legítimo en sí. Por ello resulta inadmisible que los progresitas españoles pretendan erigirse en defensores de la democracia española toda vez que no tienen claro la idea de pueblo porque, si eso es así, porqué tanto interés en representar a un país, España, en el que no creen. Y por otro lado ¿hasta qué punto es admisible que la libertad individual esté en posición de cuestionar la existencia del sujeto político garante de esa libertad y sin el cual ésta no es posible? La clase política del año 78 ha hipotecado la política hispanoamericana española y prefiere ser cola de león que cabeza de ratón. La acción del parlamento europeo avalando el diálogo de Zapatero con ETA constituye un hecho gravísimo, significa que la Unión Europea no garantiza nuestra continuidad como nación y si eso es así deberíamos replantearnos nuestra política europea aunque a algunos empresarios "españoles" les de pánico el tema. Todos queremos ganar dinero pero no a cualquier precio. El estado nación como muy bien observa Javier Esparza, y señaló en su día el politólogo americano Matthew Connelly, está sometido a una doble tenaza de deslegitimación interna y externa. Se encuentra cuestionado desde dentro en nombre del derecho de las minorías a la diferencia y desde fuera cuando la sociedad intenta defenderse por las instancias internacionales en nombre de los derechos humanos lo que impide al Estado defenderse, porque ¡qué cosa más extraordinaria nuestra sociedad está llena de seres humanos! Parecen procesos distintos pero son procesos complementarios dentro de la lógica del policía bueno y el policía malo. Los mundialistas pueden hacer de buenos porque los nacionalistas, es decir los separatistas les hacen el trabajo sucio suscitando conflictos donde no los hay para permitir a estos pacifistas de los derechos humanos actuar como árbitros vampirizando paulatinamente nuestra soberanía para preservar la paz, es decir para construir el gobierno mundial. Se trata de una revolución cultural en la que las categorías que habitualmente atribuíamos a la Patria están siendo transferidas a un sujeto mayor la Humanidad. Claro que noestra clase intelectual es demasiado perezosa o demasiado zote para preguntarse bueno si criticabamos a Hitler de esencialismo por apropiarse de la idea de lo alemán ¿cómo es posible que la diversidad interna que constituye argumento contra la nación no constituya argumento contra esa idílica idea de Humanidad hacia la que se nos empuja a mentiras y a garrotazos? Pero lo más interesante del artículo de Javier Esparza es la parte que se refiere la comunidad hispana. Si España como país no tiene más remedio que disolverse siempre resultará preferible hacerlo en una comunidad hispana que no en una comunidad multinacional como la Unión Europea en la que la disolución no garantiza el mantenimiento de nuestra identidad. El caso de los paises hispanos es semejante al de la Grecia clásica se trata de una sociedad unida por rasgos naturales de socibilidad como la lengua y la religión pero divididos por la política pero eso no constituye argumento contra la existencia de esa sociedad porque una cosa es la realidad y otra la conciencia que una realidad tiene de sí misma. Igual que el hecho de que un bebé no tenga conciencia de su personeidad por falta de maduración de su personalidad no es argumento contra la personeidad del bebé. Los griegos antes de las guerras médicas parecían no tener remedio pero ante la sacudida de su interacción confliciva y cultural con los persas adquirieron una conciencia de Patria semejante a la qué más tarde tendrán los romanos y en las Termópilas o en Platea no es Esparta ni Atenas las que se alzan frente al Imperio del mundo sino la propia Grecia que planta al Imperio mundial de Jerjes que al igual que nuestros mundialistas pretende ser el rey del género humano para "garantizar" los derechos humanos, evidentemente.

Pedro -

E Portugal não é da NATO-OTAN e da UE.
Há! tinha esquecido, para Vós Portugal não conta!

Portugal, Brasil, Uruguai(se quiser) Angola, Moçambique etc. - vamos formar a nossa Própria comunidade.

Esta é a comunidade "Hispânica"(Nome adulterado na história), pelos vistos não é a nossa. A Espanha NÃO é a unica Nação Ibérica.

Portugal e Brasil - Vamos à nossa vida.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres