Blogia
Bitácora PI

PROYECTO NACIONAL Y PLANEAMIENTO

PROYECTO NACIONAL Y PLANEAMIENTO

Mario MENEGHINI

 

    1. Introducción

   Desde hace varias décadas se menciona frecuentemente el tema del proyecto nacional, aludido como un elemento imprescindible para superar la crisis argentina, y se alega que la carencia del mismo es uno de los factores de dicha crisis. Sin embargo, son escasas las propuestas  realizadas en orden a la elaboración de un proyecto concreto. Es posible que haya algunos trabajos que no conozcamos, pero los que han trascendido, son únicamente los diez que detallamos en el Anexo.

   Ahora bien, lo que acotamos al principio es algo más grave; que ni siquiera desde la sociedad -academias, universidades, colegios profesionales, partidos políticos, etcétera- haya habido interés en el estudio del tema que nos ocupa. La situación descripta explica la confusión conceptual en que se incurre al abordar la cuestión del proyecto nacional. Por eso, nos interesa tratar de desbrozar los aspectos de fondo que implica encarar la elaboración de un proyecto.

 

   Podemos definir la expresión proyecto nacional como un esquema concreto y coherente de valores, fines, políticas públicas y distribución de responsabilidades, conocido y consentido por la mayoría de la población de una sociedad[1]. Si analizamos los antecedentes argentinos, comprobamos que existen notables coincidencias en todos los documentos citados; en especial, en los dos que fueron impulsados desde el Estado. En efecto, tanto el  generado desde el Ministerio de Planeamiento (l977), como el que fuera leído por el Presidente Perón ante la Asamblea Legislativa, tres años antes, parten de una cosmovisión  similar. Aluden a una cultura "cuyos valores fundamentales reconocen como fuente el acervo religioso y moral del Cristianismo, el saber filosófico de la Grecia clásica y la tradición político-jurídica de la antigua Roma". [2]

   Los principios básicos sostienen que:[3]

    -El hombre es una persona, creada por Dios, dotada de cuerpo y alma, y poseedora de un destino trascendente.

    -El hombre no se basta a sí mismo, sino que necesita de la sociedad. Esta es una pluralidad de personas unidas moralmente de manera estable para la consecución de un bien común. La sociedad humana es una sociedad de sociedades.

    -La primera de esas sociedades naturales es la familia. Su constitución y su desarrollo responden -como los derechos humanos- a leyes naturales anteriores a toda organización social.

    -Más allá de la familia, las necesidades, intereses y aspiraciones de tipo económico, social, cultural o religioso impulsan al hombre a agruparse en sociedades intermedias, con el fin de defender y promover bienes comunes particulares.

    -La historia y la geografía crean, sobre la base de las familias asentadas en un territorio, una comunidad étnica y ética, la Nación, fundada en la lengua, la historia, la cultura, las costumbres y las aspiraciones comunes. Es una comunidad de destino en lo universal.

    -Sin confundirse con la Nación, la sociedad,  territorialmente delimitada, crea un órgano especializado en el mando que es el Estado, destinado a regir dicha sociedad.

 

   2. El proyecto de la generación del ochenta

   No podemos dejar de señalar una contradicción notoria, en que incurren algunos de esos trabajos cuando, al par de sostener los principios detallados, se manifiesta que el único proyecto nacional que tuvo la Argentina fue el de la generación de l880.

   En primer lugar, el supuesto "agotamiento" de dicho proyecto no fue otra cosa que la cronológica verificación de una política errónea, que podríamos analogar con lo ocurrido en la última década con la "convertibilidad". Nadie puede negar que se lograron progresos materiales, "pero no hacer de la Argentina una gran nación. Y no porque sus planes fracasaron, sino porque sus propósitos no apuntaban tanto a la grandeza política como a la perfección sociológica e institucional".[4] No faltaron sin embargo advertencias de lo que ocurriría, como la de Vicente Fidel López, que escribió en la Revista del Río de la Plata: "Somos dependientes del comercio extranjero y de las comisiones que lo agilitan: nuestra producción, es decir nuestra materia prima, que es lo único que la constituye, depende necesariamente de la demanda de los mercados extranjeros. Ellos nos fijan la línea a que puede llegar. Ellos nos tienen bajo su tutela despótica".[5]

   Pero, además, y esto es mucho más grave, los fundamentos ideológicos de la generación del 80 son opuestos a los principios antes expuestos, e impulsaron un intento deliberado de reemplazo de nuestra raíz cultural cristiana por otra basada en el positivismo y el utilitarismo. En efecto, se sancionaron, entre otras, leyes de registro civil, de matrimonio y de educación laica. Esta última -Nº 1420-, provocó la oposición del Nuncio Apostólico, Mons. Matera,  que fue expulsado del país por el gobierno de Roca.

 

   3. Análisis teórico[6]

   Hecha esta introducción, debemos profundizar en cuestiones teóricas, bastante áridas, para determinar si es posible, estrictamente hablando, elaborar un proyecto nacional como anticipación del futuro, y que no sea, por lo tanto, una simple utopía.

   Debemos plantearnos este interrogante sobre la posibilidad misma de planificar, antes de iniciar la primera etapa que es la confección del modelo. Se trata, entonces, como suelen decir los juristas, de una cuestión de previo y especial pronunciamiento, analizar la factibilidad de anticipar el futuro, que se nos presenta como esperanza, como temor o como incógnita. Pero como necesitamos salir del presente, de una u otra manera tenemos que anticiparnos al porvenir. Para eso utilizamos la profecía, la prudencia o el proyecto. Como no pretendemos hacer aquí un análisis teológico ni ético, descartamos las dos primeras formas de predicción para abocarnos al proyecto.

   La primera afirmación sobre el futuro es negar que se identifique con la nada. Consideramos que algo, para ser, basta con que posea capacidad de existir -aunque no exista actualmente- ya sea con una existencia real, ideal o volitiva. El futuro de un acontecimiento, de un objeto o de un sistema, puede ser considerado como ente real posible, como ente ideal o como ente volitivo, según sea el enfoque con que se aborde.

El futuro como posibilidad (ente real): el pasado dejó de tener entidad actual, mientras el presente demuestra en acto su posibilidad de existir, y el futuro todavía no la ha concretado por falta de actualización. Pero si aún no existe y no se sabe como será, al resultar posible ya es un ente real y, como tal, es lícito inquirir sobre él. En cada circunstancia, son muchos los futuros posibles -futuribles- existen algunos pocos probables -futurables. El riesgo de elegir el escenario que tenga más chance de concretarse y resultar conveniente, depende, especialmente, del procedimiento utilizado.

El futuro como conjetura (ente ideal): certidumbre es la convalidación lógica de la veracidad de un pensamiento. Por lo tanto, según afirma Bertrand de Jouvenel: sólo se puede conjeturar sobre el mañana, y nunca alcanzar certeza. Es decir, que el análisis predictivo nos aporta un conocimiento de opinión, de manera que la materia objeto del planeamiento es opinable por naturaleza, sólo es susceptible de aproximación conjetural. Lo mismo podemos decir sobre lo político: es pasible de certidumbre en cuanto a sus contenidos pasados o presentes, pero es sólo opinable en cuanto receta para el futuro.

El futuro como proyecto (ente volitivo):  proyecto es mucho más que extrapolación en el tiempo; el vocablo se refiere a la intervención necesaria de la voluntad humana en su configuración. Si bien generalmente se proyecta de acuerdo a lo que se cree posible, aquí resulta dominante el ámbito de lo deseable. Para lo posible utilizamos la razón, en lo probable domina la voluntad. Entonces, el porvenir es para el hombre, en tanto sujeto actuante, dominio de la libertad y del poder; para el hombre, en tanto sujeto que conoce, el porvenir es dominio de la incertidumbre.

 

   4. Los riesgos de predecir (futurología)

    a) la aplicación de recursos cuantitativos a los aspectos cualitativos de la vida social, como si se pudiera revelar el porvenir por computación;

    b) identificar el traslado en el tiempo, como si se tratara de un traslado en el espacio, de modo que cada etapa de un proceso social sería semejante a las sucesivas estaciones que recorre un tren, descartando la posibilidad de utilizar otra vía, avanzar a otra velocidad, u omitir algunas estaciones.

    c) considerar el porvenir como el aspecto aún no concretado de un sistema, del cual conocemos ya su estructura y comportamiento (imperio milenario, paz perpetua, sociedad sin clases).

 

   Evitaremos el intento de hacer futurología y su consecuencia más dañina, la ingeniería social, si reconocemos que la sociedad no es una cosa susceptible de manipular, ni el porvenir un destino asequible por medio de los dudosos oráculos de una nueva ciencia ficción. No es más que otra aplicación del racionalismo, que, sobre la base de un supuesto contrato social, pretendió codificar legalmente todas las conductas humanas posibles, según un modelo de hombre abstracto y fungible. Ahora se pretende, también, diseñar el futuro.

 

   5. El planeamiento

   Conociendo ya las limitaciones del conocimiento humano, y evitados los riesgos de la voluntad desbocada, resulta posible encauzar la acción sistemática mediante el planeamiento. En primer lugar, aunque dispongamos de la mejor información y el sistema más sofisticado para procesarla, siempre  tendremos que elegir entre opciones posibles. En segundo término, los instrumentos técnicos pueden facilitar dichas decisiones, pero no reemplazar la virtud de la prudencia. De allí las limitaciones de la tecnocracia, puesto que el gobernante siempre tiende a ejercer su derecho a la conducción,  y los gobernantes a reclamar su derecho a la participación en las decisiones políticas.

   Santo Tomás enseña que, por imprevisible que sea la conducta humana nada es tan contingente que no tenga en sí alguna parte de necesidad. De manera que no sólo es posible sino muy útil al bien común la planificación. Pero siempre, que los planes cuenten con el apoyo de sus protagonistas, quienes deben participar en su elaboración, ejecución y modificación.

 

   6. Hacia un proyecto nacional argentino

   Habiendo desbrozado el camino de las dudas teóricas, podemos retomar la exposición sobre la forma de determinar un proyecto nacional argentino. Los antecedentes existentes, especialmente los dos surgidos desde el ámbito oficial, son precedentes valiosos, como asimismo, las denominadas "Políticas Nacionales", aprobadas en 1970, por Decreto Nº 46 de ese año. No obstante al haber transcurrido más de un cuarto de siglo y haber variado el contexto, es imprescindible una actualización y, sobre todo, hacerlos operativos, puesto que nunca tuvieron incidencia en la realidad.

   En otra aclaración conceptual, debemos acotar que lo que denominamos proyecto nacional, equivale a un plan de largo plazo (entre 30 y 100 años) donde se especifiquen los criterios y pautas sobre la manera de procurar el desarrollo de un país. Es, en realidad, un modelo, que contiene una cosmovisión o concepción doctrinaria, y un conjunto de hipótesis -futurables- sobre lo que puede y conviene ser realizado para lograr el tipo de desarrollo elegido.

   En todo proceso de planeamiento, la elaboración de un modelo, surge de la primera etapa que es la confección del diagnóstico, y que contiene premisas y restricciones. Sobre la base del diagnóstico, serán fijados los objetivos, diseñadas las políticas y estrategias, y recién entonces podrá iniciarse la programación concreta de acciones a ejecutar. Así descripto el proceso, fue el Consejo Nacional de Postguerra, creado en agosto de 1944, el primer antecedente de un organismo argentino dedicado a la planificación. Dos años después, la Secretaría Técnica de la Presidencia, que había asumido las funciones del Consejo citado, presentó el Primer Plan Quinquenal, y, con mayor o menor énfasis, se utilizó el planeamiento hasta 1970, fecha en que dejó de funcionar el Estado argentino.

   El cese del Estado, fue concomitante con la aprobación del Plan Trienal 1974/77, y la presentación pública del Modelo Argentino, por parte del General Perón, el 1-5-1974. En agosto de 1973, en un mensaje a los Gobernadores, Perón explicaba que la crisis argentina comenzó "por lo más grave que puede producirse: la destrucción del hombre; ha seguido por lo más grave que puede haber después de eso, que es la destrucción del Estado." El llamado Plan Trienal, que en realidad comprendía cuatro años, fue elaborado en poco más de dos meses, y no era más que un conjunto de programas sin consistencia. Perón no se privó de señalar: "He quedado en cierta medida admirado de que ustedes hayan podido elaborar un plan que a nosotros nos costó dos años de trabajo, y la tarea de 300 o 400 personas que actuaron en el Consejo Nacional de Postguerra..."[7]. Tres días antes, hablando en la CGT, había afirmado: "Pero en seis meses no hay plan que se pueda concebir ni realizar..."[8].

 

   7. Acerca del Estado

   Es obvio que si no funciona el Estado, es imposible que se cumpla una función tan compleja como es el planeamiento, que exige el trabajo interdisciplinario de un equipo de especialistas. Por eso, estimamos que hoy la tarea prioritaria consiste en el esclarecimiento conceptual, pues en el mismo campo nacional han proliferado ideas que provienen de otras ideologías y han contribuido a la confusión y a dificultar la búsqueda de soluciones. Por ejemplo, se identifican frecuentemente los conceptos de nación y estado, y se repite la definición liberal de estado: nación jurídicamente organizada. En realidad, al ser la nación una realidad cultural, no puede nunca organizarse, ni modificarse sus componentes, por una decisión voluntarista; surge y se perfecciona espontáneamente, a lo largo de siglos de vida en común. Lo que sí puede organizarse es la sociedad, entendida como conjunto de personas y grupos que conviven en un territorio determinado. Precisamente, el Estado es el órgano de síntesis, planeamiento y conducción de una sociedad determinada, destinado a lograr el bien común.

   El ejercicio de las tres funciones señaladas en la definición, es requisito indispensable para la existencia de un Estado; cuando dejan de cumplirse, el Estado desaparece, aunque se mantengan las formalidades constitucionales, y un gobierno. Esto es lo que ha ocurrido en la Argentina.

   En cuanto a la función de síntesis, o de integración social, Perón propuso lo que denominó comunidad organizada; un sistema social y político con una conducción centralizada en el gobierno, una ejecución descentralizada, a cargo de los distintos organismos del Estado, y un pueblo libremente organizado. La solidaridad social es una fuerza poderosa de cohesión, que sólo un pueblo maduro puede hacer germinar. Únicamente el pueblo libremente organizado en sociedad es actor de las decisiones, pues las organizaciones libres del pueblo -las entidades intermedias- son factores concurrentes con los órganos públicos, de modo que no sean absorbidas por el Estado, y lograr un equilibrio entre el derecho personal y el comunitario.

   La función de planeamiento, siempre es un instrumento importante de gobierno, y se torna crucial para un país en decadencia como el nuestro. Siempre, quien accede al gobierno tiene dos opciones: o gobierna por aproximaciones sucesivas, en forma errática según la presión de las demandas y de las circunstancias, o gobierna según un plan. Pero la Argentina actual ya no tiene opciones si no quiere desaparecer o convertirse en una factoría; necesita planificar, lo que significa que el diseño tiene que ser anterior a la decisión. Se planifica para procurar lo óptimo, se decide para tratar de alcanzarlo. El modelo o planeamiento de largo plazo, requiere definir los Objetivos Nacionales que deben ser consensuados. Para ello, debería implementarse una entidad como el Consejo para el Proyecto Nacional, integrado por las entidades representativas de los grupos sociales. El plan de mediano plazo, coincidente con el período presidencial, debe estar a cargo del Poder Ejecutivo, con participación del Congreso. Y el plan de corto plazo, corresponde al equipo ministerial.

   A las dos funciones anteriores, se agrega la de conducción, que corresponde al gobierno, con las siguientes modalidades:

    -Centralizar la conducción y descentralizar la ejecución.

    -Actuar con planificación.

    -Posibilitar la participación de todos los actores sociales.

    -Concebir al gobierno como un instrumento al servicio de la sociedad, para lo cual deberá lograr la máxima eficiencia posible.

    -Contar con funcionarios estables, que accedan a la función pública por el sistema  mérito, y  que permanezcan ajenos a los cambios políticos.

 

   El Estado no debe constituir una estructura institucional aislada dentro del país, como ocurre con las concepciones oligárquicas -marxistas y liberales. Se justifica únicamente si actúa en beneficio de la sociedad. Para ello, el aparato estatal debe procurar un perfeccionamiento continuo, de modo de aumentar su eficiencia y lograr las metas que fije el gobierno. Su actividad, como regulador de los grupos sociales, es esencial para lograr el máximo nivel de desarrollo económico, compatible con una redistribución equitativa de la riqueza que es producida por el conjunto de la población. Dicha regulación se efectuará en el marco de una concertación con los representantes de las organizaciones libres del pueblo.

   En resumen, el papel del Estado en esta nueva etapa institucional, se ajustará a las siguientes pautas:

    -El comportamiento del Estado -y su política económica y social- será regido por las directivas del Gobierno, que traducirá en decisiones concretas las líneas estratégicas fijadas en el Plan de Mediano Plazo, según los Objetivos consensuados con todos los sectores de la sociedad.

    -El Estado podrá hacerse cargo nuevamente de actividades productivas y de servicios públicos, que se consideren esenciales para el interés nacional. Pero, simultáneamente, acentuará el papel de los entes reguladores de los servicios privatizados y tercerizados, que deberán ejercer un control riguroso de las empresas concesionarias, en cuanto al monto de las tarifas y a la calidad del servicio brindado. Se dará prioridad en la concesión de empresas y servicios, al sector público no estatal, que evite en este campo el fin de lucro, y la intromisión de capitales extranjeros.

    -El federalismo, entendido como coordinación armónica de los tres niveles de gobierno, será fortalecido con una nueva metodología de distribución de los ingresos públicos entre el gobierno federal, los gobiernos de las 23 provincias, el Gobierno Autónomo de la Ciudad de Buenos Aires, y los gobiernos de los 2.156 municipios. De esa manera, el gobierno federal podrá concentrarse en las cuestiones prioritarias: Justicia, Defensa, Relaciones Exteriores, Salud, Educación y Desarrollo Económico, pudiendo asumir plenamente las demás funciones los niveles provinciales y locales, tal como establece el esquema constitucional, distorsionado durante muchos años. En la última década, pese al drástico retraimiento en la producción de bienes y prestación de servicios, por parte del gobierno federal, acompañado de la supresión de 800.000 cargos públicos, continuaron concentradas las decisiones gubernamentales más importantes en ese nivel, siendo condicionados los gobiernos locales por las dificultades financieras crónicas, que hacen ilusoria la autonomía política.

    -El funcionamiento óptimo del sector público sólo será posible, si paralelamente, se modifica el sistema político, actualmente monopolizado indebidamente por los partidos, a tenor del artículo 38 de la Constitución Nacional. Es cierto que el ciudadano es representado como tal por dichas instituciones, pero la configuración política de una comunidad organizada implica la creación de un sistema de participación efectiva de los ciudadanos en la elaboración de las decisiones y en el control del cumplimiento de las mismas. Las personas deben poder participar también en su condición de trabajadores, empresarios, profesionales, etc., a través, por ejemplo, de un Consejo para el Proyecto Nacional. La concepción liberal no acepta más representación que la de los partidos; la comunidad organizada estimula la participación de los grupos sociales, garantizando una representación integral.

 

   8. Conclusión

   Luego de este pantallazo general sobre el tema, podemos concluir que en torno al concepto de proyecto nacional, deberíamos reflexionar seriamente sobre nuestra responsabilidad de ciudadanos de la República Argentina, en un momento verdaderamente dramático de su historia, en que hasta se está desdibujando el entramado de la nacionalidad y se está resquebrajando la concordia cívica. El general Perón en el Modelo Argentino, indicó el camino: "Nuestra Patria tiene todo lo necesario para que sus hijos sientan el gozo infinito de la vida. Dios nos ha brindado riquezas incalculables, sólo falta que asumamos la decisión irrevocable de realizar la empresa que nos aguarda"[9].

 

BIBLIOGRAFÍA

 

Díaz Araujo, Enrique -Pithod, Abelardo - Randle, Patricio H. "Planeamiento y Nación"; OIKOS, Buenos Aires, l979, 191 pgs.

Massé, Pierre. "El Plan o el antiazar"; Barcelona, Edit. Labor, l968, l72 pgs.

Irazusta, Julio. "La generación del 80"; Buenos Aires, Ed. Docencia, l98l, 59 pgs.

Moreno, Antonio Federico. "El planeamiento y nuestra Argentina"; Buenos Aires, Corregidor, 1978.

Meneghini, Mario. "No existe soberanía pues no existe el Estado"; Buenos Aires, Tiempo Militar, 3-1-2003, pg. 13.

 

Anexo

    ANTECEDENTES ARGENTINOS SOBRE  "PROYECTO NACIONAL"

 

Ordenados por fecha de publicación

1) Villegas, Osiris. "Políticas y estrategias para el Desarrollo y la Seguridad Nacional"; Buenos Aires, De. Pleamar, l969, 285 pgs.

2) Junta de Comandantes en Jefe. "Políticas Nacionales", Decreto Nacional Nº 46/70.

3) Monti, Ángel. "Proyecto Nacional";  Buenos Aires, Ed. Paidos, l972, 293 pgs.

4) Perón, Juan Domingo. "El Proyecto Nacional. Modelo Argentino" (1-5-1974); Buenos Aires, Ed. El Cid, l986, 150 pgs.

5) Fundación Argentina Año 2000 -Centros de Estudios Prospectivos. "Proyecto Nacional. Síntesis"; Buenos Aires, 1974, l6 pgs.

6) Guevara, Francisco. "Proyecto XXI"; Buenos Aires, Edit. Ancora, l975, 238 pgs.

7) Ministerio de Planeamiento de la Nación. "Proyecto Nacional"; Buenos Aires, l977, 83 pgs. (síntesis).

8) Arguindegui, Jorge Hugo. "La nueva República. Pautas para un Proyecto Nacional"; Buenos  Aires, l986, 36 pgs.

9) Seineldin, Mohamed Alí. "Bases para un Proyecto Nacional"; Buenos Aires,1990, 32 pgs.

10) Calcagno, Eric Alfredo - Calcagno, Eric. "Argentina: derrumbe neoliberal y proyecto nacional"; Buenos Aires, Le Monde Diplomatique, 2003, 91 pgs.
 


 

[1]  Monti, Ángel. "Proyecto nacional; razón y diseño"; Buenos Aires, Paidos, 1972, pg. 12. Moreno, Antonio Federico. "El planeamiento y nuestra Argentina"; Buenos Aires, Corregidor, 1978, pg. 47.

[2]  Ministerio de Planeamiento de la Nación. "Proyecto Nacional"; Documento de Trabajo aprobado por la Junta Militar el 2 de agosto de 1977; pg. 7. Perón, Juan. "Modelo Argentino" (El proyecto nacional, 1974); Buenos Aires,  El Cid Editor,  6ta. edición, 1986, pgs. l35/l36.

[3]  Ministerio..., op. cit., pgs. 9/10. Perón, op. cit., pgs. 72/92.

[4]  Irazusta, Julio. "La generación del 80; profecías y realizaciones"; Buenos Aires, Docencia, 1981, pg. 7.

[5]  cit. p. Irazusta, op. cit., pg. 37.

[6]  En este tema, seguimos de cerca el artículo: Martinotti, Héctor Julio. "Prospectiva y planeamiento" (www.ucalp.edu.ar).

[7] Perón, Juan. 17-12-1973.

[8]  Perón, Juan. 14-12-1973.

[9] Perón, op. cit., pgs. 65/66.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

mario meneghini -

Sr. "Ludvig": agradezco su comentario y le envío a su casilla algunas precisiones. Cordialmente. Mario Meneghini

Ludvig -

El artículo es muy bueno y pone sobre el tapiz una cuestión muy debatida entre nosotros. Sin embargo, la inexistencia de un "proyecto nacional" 'oficial' indicaría, a lo menos y antes que un defecto, que los argentinos no estamos tan ideologizados ni Hegel nos ha hecho tanto daño. Estrictamente hablando, es Dios quien asigna una misión a las naciones, que también han sido creadas por Él; esta misión sería a la vez su "proyecto nacional" una vez racionalizada y traída al plano de la política concreta. Me ha parecido siempre que la política argentina, estaba teñida de fórmulas y amañanamientos (¡no digo totalmente falsos, no!) que eran consecuencia de la adopción de ideas hegelianas, que no católicas, sobre la vida de las naciones, su creación, existencia y desarrollo. Inclusive la confusión de los términos normalmente empleados en política, ambiguos o equívocos antes que análogos, como el término "soberanía" (que aquí no se emplea en sentido tradicional sino liberal, o 'enciclopedista'), o la falsísima afirmación de que el monopolio del poder debe tenerlo el Estado (¡¡!! Alberto Buela ha escrito, creo que muy bien, sobre esto y sobre las razones de su autor, M. Weber, para afirmarlo) o, llegando al final de la cuestión, la noción misma de 'Estado', al cual algunos llegan a postular como un 'ente natural' y no el ente de razón (más ¡¡¿¿??!!) que en efecto es, demuestra lo que quiero decir. El P. Castellani, empleando una bella metáfora (que me parece es de S. Agustín), decía que la vida de las naciones es como una nube: viaja o muere, deshaciéndose en medio de una lluvia torrencial. Las naciones que empeñan más esfuerzos en cuidarse a sí mismas que a 'viajar' hacia su cenit, es decir, a discurrir hacia su causa final, se matan solitas. ¿A esto llamamos "proyecto nacional"? De acuerdo, mas no creo que pertenezca al orden de lo "planificable" sino de lo natural dado, es decir, no es aquello que puede generarse casi casi, 'ex novo', sino que únicamente puede descubrirse; y este descubrimiento se da, de ordinario, en la marcha misma hacia el fin: En ese marchar en unidad (no en uniformidad) y en la clara conciencia del deber de marchar en tal sentido, allí está este descubrimiento del "proyecto nacional", y no, al parecer, en los gabinetes de los profesores (peor para nosotros, que nos quedaremos sin trabajo). Alemania, dicen los que saben, nunca debió dedicarse a la filosofía sino a ser lo que Dios quiso della: un valladar contra los bárbaros del Oriente. Cuando fué fiel a este sino, cualquiera que fuese el juicio que nos merecieran sus gobernantes del momento, fué plenamente Alemania, aunque discrepen en esto los tilingos "alidadófilos". Podría, si fuese el caso, poner más ejemplos, como España (cuyo sublime ejemplo me ha inspirado este pensamiento) o Roma (que no es Italia 'resurgida', ciertamente), y hasta Estados Unidos tiene una misión asignada por Dios que debe cumplir, quieras que no, pero ahora no quiero cebarme con estos infelices, así que no la diré aquí.
¿Y la Misión de la Argentina?
Queda demostrado, con la historia nacional desde por lo menos la 2ª fundación de Buenos Aires, que nuestro actual caminar no coincide con misión alguna, buena o mala: es antinatural y así vamos como vamos. Caminamos a ciegas, y en eso coincidimos todos. Un "proyecto" no es el camino, sino y en todo caso, un modo de andar, pero como digo, me parece que no marca el destino, que viene dado.
El nombre (que no lo hay más bello sobre la tierra, debo declarar ahora mismo) podría querer decir, en griego, "tierra del principio"; o en latín, "tierra plateada". Si "un nombre es un destino", la misión del "proyecto nacional" no sería para ahora, sino para cuando finalice esta era enloquecida, en la cual ningún hombre sabe ya para existe, cuál es su fin, a dónde debe ir, cómo llegar.
El "pensamiento único" actual no es pensamiento en serio, sino breves, escuetas y absurdas 'maquetas' conformantes de una idiosincrasia cruel, egoísta, pusilánime, temerosa y, sobre todo, fantasiosa, incapaz de ver realidades (al menos completas) o de saber qué es la realidad que se ve. Parecería que como Kant no pudo probar su asombrosa locura sobre 'la teoría del conocimiento' en su tiempo, el diablo le proporcionó la prueba 'ex post facto', y eso es esta reunión (no sociedad) de autistas.
Y entonces ¿quiénes tienen razón? Los que intuyen que aquí hay algo diferente al resto del mundo, que es tan importante como desconocido, al punto que cuadra entregarle la propia existencia, la vida entera, para que no muera ... sin saber qué es. Es premonición y deseo, juntos.
No quiero hacer mi propio artículo y le ruego a la bondad del señor Meneghini que perdone la extensión de esta nota: él y su tema tienen la culpa. No menos que el estimulante nombre de la página.

Oscar Jose -

Muy bueno e instructivo, como siempre, pero a pesar que mi idea es nivelar por arriba, pienso que un lenguaje más usual sería más beneficioso.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres