Blogia
Bitácora PI

LA LEYENDA NEGRA ANTICATÓLICA Y ANTIHISPANISTA

LA LEYENDA NEGRA ANTICATÓLICA Y ANTIHISPANISTA

Álvaro DE MAOTURNA

 

   La leyenda negra es, a la vez, anticatólica y antiespañola. Se generó y se desarrolló en Inglaterra y Francia: primera y principalmente en Inglaterra, en el curso de la lucha entre España y la Inglaterra de los Tudor. El antihispanismo llegó a ser parte integral del pensamiento inglés. Escritores y libelistas se esforzaron por inventar mil ejemplos de la vileza y perfidia española, y difundieron por Europa la idea de que España era la sede de la ignorancia y el fanatismo, incapaz de ocupar un puesto en el concierto de las naciones modernas. Tal idea se generalizó por la Europa secularizada y petulante del oscurantismo "ilustrado" y enciclopedista, señalando a la Iglesia como causa principal de semejante "degradación" cultural española. Esta idea se difundió después por todo el ámbito anglosajón y naturalmente entre los yanquis.

 

   El buen historiador norteamericano William S. Maltby, entre algunos otros, en su bien documentado libro titulado "La Leyenda Negra en Inglaterra" (1982), dice esto: "Como muchos norteamericanos, yo había absorbido el antihispanismo en películas y literaturas populares, mucho antes de que este prejuicio fuese contrastado desde un punto de vista distinto en las obras de historiadores serios, lo cual fue para mí toda una sorpresa; y cuando llegué a conocer las obras de los hispanistas, mi curiosidad no tuvo límites. Los hispanistas han atribuido, desde hace mucho tiempo, este prejuicio y sentimiento mundial antiespañol a las tergiversaciones de los hechos históricos, cometidas por los enemigos de España".

   Los cínicos agentes panfletistas de la leyenda negra -cínicos por cuanto acusan a España de vilezas y crímenes que sólo ellos cometieron- y sus respectivos pueblos que asimilaron borreguilmente el fanatismo antiespañol, en particular el mundo anglosajón, no sólo tergiversaron la Historia española y la grandeza de la empresa española en América, sino que a la vez silenciaron sus propios sistemas coloniales que, del siglo XVII al XIX, exterminaron casi por completo a los aborígenes de Norteamérica y sometieron a tantos pueblos africanos, asiáticos y oceánicos a una casi total esclavitud. Silencian la permanencia actual de las razas aborígenes en los países colonizados por España, así como el intenso mestizaje que desmiente toda mentalidad racista. Y también, naturalmente, silencian que las intervenciones pontificias en defensa de los indígenas obedecieron a peticiones de la Corona española que, ya con anterioridad, había dictado normas humanitarias como esa gloria jurídica de España que son las leyes de Indias y el Derecho de Gentes.

   Hay ahora una caterva de pseudo intelectuales dóciles a las viles corrientes ideológicas que hoy se venden, que quisieron generar una extraña sensación de mala conciencia, de recuerdo molesto, como de historia vergonzante. Intención más torcida aún, es la que pretende borrar cualquier huella de Dios en este muy noble y bellísimo acontecimiento realizado por los españoles... Todos los Papas han tenido menciones muy honoríficas para la singular acción evangelizadora y civilizadora de España en el mundo. Juan Pablo II, ha insistido muy reiteradamente en esta hermosa realidad; y en su visita a España en Santiago de Compostela, el 19 de agosto de 1989, destacó con gran amor y claridad la enorme proyección espiritual y cultural positiva del Concilio III de Toledo, y entre otras cosas dijo: «En más de una ocasión he tenido la oportunidad de reconocer la gesta misionera sin par de España en el Nuevo Mundo». Y en su despedida en Covadonga afirmó: «Agradecemos a la Divina Providencia, a través del corazón de la Madre de Covadonga, por este gran bien de la identidad española, de la fidelidad de este gran pueblo a su misión. Deseamos para vosotros, queridos hijos e hijas de esta gran Madre, para España entera, una perseverancia en esta misión que la Providencia os ha confiado».

 

   Cabe otra consideración, altamente significativa, sobre la leyenda negra. Sólo España tiene leyenda negra y no la tiene, en cambio, ninguna nación del ámbito protestante; ¿por qué? Sólo existe una posible respuesta. La importancia española en el mundo llegó a ser enorme durante los siglos XVI al XVIII. Su influencia cultural, política y militar fue universal y benéfica para el Orbe porque todas sus acciones estuvieron inspiradas y movidas por la doctrina y el espíritu católico. Pero después triunfó la herejía y el error en gran parte del mundo económicamente fuerte de Occidente, con su espíritu protestante y racionalista. Y fue naturalmente este mundo triunfante del error y del antihumanismo el autor del prejuicio mundial, injusto e inicuo, que se llama leyenda negra, la cual es sólo y a la vez anticatólica y antiespañola. No existe en cambio leyenda negra enemiga de las potencias protestantes. Este hecho tiene una significación decisiva para cualquier mente honrada que pretenda valorar con justicia los hechos históricos de las naciones.

   No existiría leyenda negra si España no hubiera sido tan importante en el mundo, o si hubiera traicionado la Verdad como lo hicieron las demás potencias, en lugar de servirla heroicamente como España lo hizo. Fue justamente en el ambiente protestante donde se generó la llamada leyenda negra, que marcó durante un tiempo no pocos estudios historiográficos, concentró prevalentemente la atención sobre aspectos de violencia y explotación que se dieron en la sociedad civil durante la fase sucesiva al Descubrimiento. «Prejuicios políticos, ideológicos y aun religiosos, han querido también presentar sólo negativamente la historia de la Iglesia en este continente» (Juan Pablo II en Santo Domingo).

 

   La leyenda negra, con una valoración de los hechos no iluminada por la fe, ha dejado un ambiente de absurdo sentimiento de culpa en algunos españoles, que se manifiesta en un querer desvirtuar la grandiosa empresa en sus motivos esenciales de evangelización y civilización, en la pérdida de la perspectiva general de la obra, con la consiguiente trivialización de los méritos individuales y colectivos, y en la falta de valoración de la hondura y anchura de las conversiones. Querría esto decir que nos se ha captado lo que es Hispanoamérica. Por disposición de la Providencia Divina, los pueblos que fueron conquistados, al convertirse a la fe y recibir la cultura cristiana en lengua de Castilla, no se conservaron como tales pueblos primitivos, sino que dieron lugar a la nación hispanoamericana, que es heredera de ellos tanto como lo es de España. Para esta empresa ha tenido Juan Pablo II el más reciente aliento, en ese «¡Gracias,España!, porque la parcela más numerosa de la Iglesia de hoy, cuando se dirige a Dios, lo hace en español.» Y entre las mil cosas grandes, dio vida a las Universidades más antiguas del continente americano.

 

   Casi todos los Papas han hecho, en algún momento, un gran elogio de la epopeya y de la gloriosa misión realizada por España en América. Pío XII fue el más infatigable debelador de las calumnias que arrojara contra España el mito de la leyenda negra. De su pluma salieron 129 textos acerca del «espíritu universal y católico de la gran epopeya misionera (...). La epopeya gigante con que España rompió los viejos límites del mundo conocido, descubrió un continente nuevo y lo evangelizó para Cristo». Se ha dicho que la calumnia entra como ingrediente necesario en toda gloria verdadera. Y él mismo fue uno de los Pontífices más calumniados de la Historia.

   No menos sectarios y falsos son los juicios que la historiografía protestante, marxista y masónica ha hecho con frecuencia sobre la Inquisición española. La Inquisición medieval fue creada por Gregorio XI en 1231, con motivo de las grandes herejías que vinieron a turbar la paz religiosa de la Cristiandad. El Derecho entonces vigente contenía leyes severísimas contra los herejes... La Inquisición española salvó muchas vidas de judíos españoles de las matanzas de que éstos eran objeto en su tiempo. Fue el más humano de los tribunales de su época y evitó las luchas religiosas, no la existencia en España de otras religiones. Es de tener también presente que el más rico y asombroso despliegue doctrinal y literario que se conoce en la Historia -el Siglo de Oro español, o la Edad de Oro como la llama Menéndez Pelayo porque duró casi dos siglos- coincidió con la existencia de la Inquisición, la cual no supuso ningún freno para el genio creador español. En muchos aspectos esenciales, la Inquisición significó un auténtico progreso social.

   Es indudable que la Inquisición eclesiástica cometió abusos en todo el mundo y, sobre todo, que provocó un clima de suspicacias que hizo sufrir a muchos inocentes, incluso a santos canonizados luego por la Iglesia. Pero es imposible formular un juicio que pretenda ser mínimamente equitativo, si no se acierta a entender lo que significaba la defensa de la fe, en una sociedad donde la verdad religiosa se tenía por supremo valor. No olvidemos que en Ginebra -La Meca del protestantismo-, Juan Calvino no dudó en mandar a la hoguera al ilustre descubridor de la circulación de la sangre, el español Miguel Servet. Y es que la Verdad cristiana, salvadora del hombre, se tenía entonces por el máximo bien; y la herejía, que podía perder a los hombres y a los pueblos, como el peor de los crímenes. Esto le cuesta comprenderlo al hombre moderno, a quien no chocará, en cambio, que la protección de la salud sea actualmente preocupación primordial de la autoridad pública y justifique no pocas molestias y restricciones. Pues el hombre religioso europeo puso en la lucha contra la herejía el mismo apasionado interés que el hombre moderno pone en la lucha contra el cáncer, la contaminación, o en la defensa de la salud física o la democracia. esto, a la vez que asesina a millones de seres humanos inocentes no nacidos.

   Las investigaciones verdaderamente científicas, y cada vez más decantadas de españoles y extranjeros, se pronuncian hoy con veredicto unánime y favorable a la labor positiva y magnánima de España en el mundo, a la vez que se apagan, con las luces puras de la verdad, los últimos vestigios del mito de la leyenda negra antiespañola, que fue alimentada durante mucho tiempo por la mentira y el odio.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Jose -

No sé si fue la Leyenda Negra o cualquier otra fabulación sobre España, la que tantísimo daño sigue haciendo, hoy en día, a la identidad española, de hecho en España se niega la diversidad de nuestra nación, y paradójicamente a aquellos que la defienden son calificados como de antiespañoles, cómo si España fuese esa nación monolítica, homogénea, uniformada, y exclusivamente castellana y por lo tanto excluyente, que tanto nos ha vendido el centralismo uniformador. Recordemos que durante la Monarquía Habsburgo (de los Austrias), la Monarquía española era enormemente descentralizada, en donde el monarca se sometía, juraba, a todas las Cortes, fueros y costumbres de cada uno de los territorios (reinos, condados y señoríos) que la conformaban, pero ello no era óbice de un enorme sentimiento pan-hispánico. Hoy en día son precisamente los más centralistas y uniformadores los que aluden a los siglos XVI y XVII, por ser los de mayor esplendor de nuestra Historia (la Edad de Oro y del Imperio hispánico), pero igualmente eluden esa diversidad de la Monarquía Hispánica de los Habsburgo, ello sigue siendo nuestra gran asignatura pendiente, la normalización definitiva de la diversidad de España y la existencia de las distintas versiones de lo español, empezando por reconocer y hacer visible esa diversidad en las Instituciones de todos, como las Cortes, en donde los representantes de los ciudadanos realizan la labor de legislar, y al ser Instituciones de todos, la diversidad española debe estar presente, de ahí que cada representante pueda hablar en la lengua (también española) de sus representados, y evitar de aquí a un futuro la identificación exclusiva de lo español con una sola de las versiones de España, empezando por la lengua, así el castellano es una lengua española pero no la lengua española, ya que a ese adjetivo también podemos y debemos usar para el resto de las lenguas de España, para entendernos el español de Cataluña es el catalán, de esa manera en Cataluña se hablarán dos lenguas: el español (por ser la lengua de esa tierra española que es Cataluña, es decir el catalán) y el castellano por ser la lengua oficial del Estado.

Martín María Crespo -

Hace unos días respondía al autor de un buen artículo sobre los mitos actuales:
> Así también, con inconfesable intensionalidad, como sugiere el autor, se
popularizó el Mito del "exterminio" de los indígenas (o "pueblos
originarios") y su cultura en el continente a manos de España y la Iglesia. Este mito tuvo su nacimiento en la llamada "Leyenda Negra" de la
Inglaterra de Enrique VIII, nada menos.
Basta recordar un poco la historia de este rey para encontrar los inconfesables motivos que la originaron y así darnos cuenta de su
permanencia y vigencia renovada en el presente.
La aparición del Mito o "Leyenda Negra" es incomprensible fuera del
contexto histórico de la lucha por la hegemonía político-religiosa-cultural que,como bisagra, separa definitivamente al mundo anglosajón-protestante del
latino-católico, hasta nuestros días.
La persistencia de estos mitos señalados por el autor no tienen otra finalidad que la división y la fractura de la sociedad, e imposibilitar
la construcción de una identidad en la pluralidad. Así nos vemos obligados
a polarizarnos y tomar partido por los pro-semitas o anti-semitas, los
pro-terroristas de estado o la guerrilla subversiva, la "leyenda negra" o
la "leyenda rosa", etc. En cada polo de las antinomias se compite por la ocupación del papel histórico de "la víctima". Y en la historia personal,como en la de los pueblos, la auto-victimización como la autocompasión son artilugios para no asumir la Verdad y la responsabilidad ante la
propia historia, con sus luces y sombras. Por eso, paradojicamente, los
que intentan explicar nuestra realidad latinoamericana sólo a partir de nuestro sometimiento al Imperio, victimizándonos, terminan haciéndole un gran favor al Imperio hegemónico de turno.
Lamentablemente el mito de la "leyenda Negra" ha embarrado la conciencia no sólo de españoles sino también de muchos latinoamericanos. Y no es casual que desde "anónimas usinas" persitan en ello cuando la postergada integración Hispanoamericana se presenta hoy como un ineludible acontecimiento del movimiento histórico.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres