Blogia
Bitácora PI

LA MÁQUINA DEL TIEMPO DE GUILLERMO ROCAFORT: "Yo, Berenguer de Rocafort. Caudillo almogávar"

LA MÁQUINA DEL TIEMPO DE GUILLERMO ROCAFORT: "Yo, Berenguer de Rocafort. Caudillo almogávar"

Juan V. Oltra

 

  Resulta difícil de por sí hacer la crítica de un libro. Hacerla de forma objetiva, imposible, más cuando la materia tratada apasiona. Tarea de titanes si el autor es, además, amigo. Sin embargo, soy consciente de que hay que trabajar en esa dirección, buscar en nuestro subjetivo interior todos los rasgos de objetividad que encontremos y trenzarlos olvidando todo lo demás para, con esa cesta, poder empezar a recoger frutos.

  En busca de esa catarsis me embarqué yo a bordo del libro “Yo, Berenguer de Rocafort. Caudillo almogávar”, texto de mi amigo y sin embargo admirado Guillermo Rocafort.

 

  Hacía escasas horas que abusando de su amabilidad, Guillermo había dado una charla a mis alumnos, cuando empecé su lectura. Me disponía a darle una lectura combinada, invento que utilizo cuando no quiero que un libro me mediatice, cuando no quiero que el autor me termine vendiendo nada: compartir la lectura con cuatro o cinco títulos más es la mejor manera de evitar que nadie secuestre mi mente. Pero no pudo ser, fue imposible… una vez empezada la lectura me sumergí en el vórtice de la vida almogávar. Los gritos de “Desperta Ferro” mientras golpeaba con la espada el suelo al tiempo que miraba con fiereza a mis enemigos me impedían pensar. Sin saber cómo, me encontré en un barco camino de Bizancio, me vi desfilando ante Andrónico Paleólogo. Me descubrí segando cabezas de turcos. Nunca he probado el LSD ni otras sustancias con efectos estupefacientes, pero el vuelo que emprendí debía ser algo parecido, con la ventaja de ahorrarme el síndrome posterior.

  Si, debía estar preparado: había leído y oído de forma previa palabras que reputaba en exceso generosas para con la obra. Craso error; no había generosidad sino justicia. Se trata de un libro que más que leerse, se ve, se vive. Cuando el autor nos sumerge en la intrahistoria de la llamada “venganza catalana”, la sangre enemiga nos salpica, nos obliga a chapotear en ella para avanzar, no muy deprisa, pues da miedo a que el volumen concluya y el goce termine.

 

  Tengo que hacer una apostilla. He dejado claro que me cabe el orgullo de llamar amigo a Guillermo Rocafort. Pues bien, aunque no fuera sí, aunque ese libro lo hubiera escrito la persona más deleznable y malvada del mundo, mi criterio sobre su obra se mantendría. Pocos libros han tenido en mí estos últimos años el efecto de “abducirme”, como si en lugar de páginas tuviera las luces de un Objeto Volante No Identificado. Y es que, visto a posteriori, esto era absolutamente esperable. Guillermo, además de amar a este personaje, un hombre excepcional en la historia universal al que se encuentra unido genéticamente, es de por sí alguien capaz de aunar en su persona la reflexión y la acción propia de un caudillo almogávar: profesor universitario, Caballero legionario, abogado…

 

  En resumen: les invito a hacerse con este libro, publicado por Aura editores, que les hará codearse con este héroe, este soldado fiel a la Corona de Aragón, que surge de entre la neblina mezcla de mito y realidad que envuelve aquellos oscuros años. Oscuros o negros: no olvidemos que el negro, es el color de la guerra.

  Es preciso, pues, concluir estas líneas con un homenaje a los almogávares, con sus gritos de combate: ¡AUR! ¡AUR! ¡Desperta Ferro!

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

ANGEL BOYA BALET -



Muy señor(a) mío(a):

Se acaba de publicar el libro “La Compañía de Almogávares”.

Con motivo de la preparación de la obra, me consideré obligado a leer cuanto yo sabía que sobre los almogávares estaba escrito.

El desarrollo del libro se divide en tres partes.

Introducción (páginas 7 a 11)

En la primera de las partes, “Origen y costumbres de los Almogávares” (páginas 15 a 38) se describe la idiosincrasia de los almogávares: sus orígenes, sus costumbres y las noticias que tenemos de ellos. Se incluye también en esta parte los hechos en los que intervinieron, distintos a los que realizaron en su desplazamiento a Grecia y Turquía. Es decir su participación en las conquistas de Mallorca, Valencia, Menorca, Córcega y Cerdeña y a su desembarco en Argelia.

La segunda parte del libro, “La Expedición a Oriente” (páginas 39 a 201) narra los sucesos de este cuerpo de guerreros desde su salida de Sicilia hasta que, tras instalarse en el ducado de Atenas y posteriormente en el de Neopatria, finalmente desaparecen.

En esta parte el número de mapas ilustrativos es numerosísimo, lo que da al libro un valor geográfico añadido muy importante. Al final del libro se incluyen dos mapas a color de la región que incluyen Grecia y Anatolia, los que permiten identificar la mayoría de los lugares por donde pasaron.

Se completa el libro, con una tercera parte “La Historia de España vista por los nacionalistas” (páginas 203 a 334) compuesta por once anexos, en seis de los cuales comento otros tantos libros escritos por los nacionalistas sobre los almogávares, con lo que el libro se convierte en una enciclopedia de lo narrado y comentado sobre estos guerreros y a la vez en un reflejo de la historiografía nacionalista.

En esta tercera parte se presenta también documentación adecuada para dilucidar algunas de las cuestiones que, sobre los almogávares en particular y sobre la Historia de España en general, son objeto de debate.

El precio de venta al público (IVA incluido) es de 33 euros

Ángel Boya Balet



Si desea contactar conmigo puede hacerlo, llamando al teléfono 620 734 224
O a través de la web: http://laverdaddelosalmogavares.com/

Rigoberto Espadas -

Es magnífico ver como un libro como éste logra picar a quien toca ser picado. El autor deberá tener como un estímulo que todos aquellos nacionalistas que reinventan la historia a su gusto, y convierten a los almogávares en adalides de la cataluña independiente, revienten por sus costuras ante el libro y se dediquen a mandar mensajes como este aquí y en otros lugares donde aparece referenciado.

Un mensaje como este, es un nuevo estímulo para comprar el libro. Para comprar incluso más de uno y regalarlo a las amistades.

Por otra parte, el libro está magníficamente escrito y, en todo momento, al autor de lo único que se le puede acusar es de destilar un gran amor por la Pátria y por su linaje. Ambas cosas muy de agradecer en estos tiempos que corren, plagados de monfloritas y separatistas. O de separatistas monfloritas.

¡AUR! ¡AUR! ¡Desperta ferro!

Aldeborn -

Lástima que un personaje tan ilustre de nuestra historia haya encontrado tan trágico final en las páginas de este libro, si es que puede llamarse así. Sin duda hay trazas de un importante deseo de notoriedad por parte del autor, apoyándose en una figura histórica. El libro, escrito haciendo un mal uso de la primera persona y vanagloriándose en todo momento de lo grande, bueno y gran guerrero que era Rocafort, es una obra casi absurda, escrita sin arte, queriendo demostrar sin prueba alguna, hechos ya indemostrables.
Soy un acérrimo defensor de estos héroes históricos, pero Guillermo les hace un magro favor.
Ahórrense dinero y tiempo.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres