Blogia
Bitácora PI

GALLARDÓN O LA RECREACIÓN DE LA UNIÓN DINÁSTICA

GALLARDÓN O LA RECREACIÓN DE LA UNIÓN DINÁSTICA

Francisco TORRES

 

   Los amantes de la historia política de la Edad Media y la Edad Moderna saben que la mejor garantía para la perdurabilidad de una alianza pasaba entonces por el matrimonio de estado. La burguesía rehizo, sin mayor complicación, esta costumbre a través de los matrimonios de conveniencia, para así ampliar el dominio económico o para ganar prestigio social a través del ennoblecimiento.

   Viene al caso la rememoración de la costumbre porque el ínclito alcalde de Madrid, autopostulado sustituto de Mariano Rajoy en caso de fracaso, ha vuelto sus ojos hacia las viejas costumbres de la mano de la próxima “boda gay” de Quique Sarasola con, según dicen los expertos, su novio de toda la vida. Nada mejor para sellar el amplio apoyo que entre sectores de la izquierda despierta Gallardón que una boda de poder.

   El gran fasto gay madrileño, en el que la bautiful people liberal, socialista y económica se va a dar cita; el lugar a donde acudirá el gran oráculo del socialismo, Felipe González, es la gran oportunidad. Tamaña cita, que probablemente servirá para abrir el mundo del colorín a las uniones homosexuales, demanda el oficio de quien aspira a ser el nuevo “obispo laico” para las “bodas” de hombre con hombre o mujer con mujer; de quien cree poder hacerse portavoz del mismísimo Dios en el responso laico. La noticia es pues que Alberto Ruiz Gallardón ha dicho que sí a la propuesta de “oficiar” el enlace el próximo 26 de octubre en Madrid.

  

   Alberto Ruiz Gallardón, y quienes a buen seguro le van a acompañar, siendo miembros destacados del Partido Popular, ha dicho que sí al ofrecimiento. Lo ha hecho desafiando una vez más a la Iglesia y a un sector del PP que quedó desautorizado por la dirección del partido (Rajoy y Fraga a dúo) cuando pidió sanciones contra el alcalde de Madrid por su oficio en la anterior boda gay; lo ha hecho porque es el mejor escenario para exhibir su vitola progresista, para ganar votos progresistas.

   Gallardón, candidato también de Polanco y Sarasola, dos prebostes de indudable peso en el socialismo, ha encontrado en esta “boda homosexual” el marco ideal donde reverdecer sus laureles de repelente niño progre y desafiar al voto derechista, porque entiende que al final, los de derechas de toda la vida, acudirán presurosos a votar al PP para que no gane la izquierda y porque los heraldos que alzan enojadas protestas en contra suya, llegado el instante final, nunca apoyarán a otra fuerza política que no sea el PP.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

credito -

La venganza de Gallardón.

Un poco de memoria nunca viene mal para explicar el presente.
En abril de 1990, siendo diputado de la Asamblea de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, dirigió la investigación dentro del partido de las implicaciones del Caso Naseiro. Sobre este asunto sugirió la expulsión, entre otros, de Eduardo Zaplana.

Si sumamos la ambición desmedida de Gallardón a los resquemores de aquella actuación podremos entender mejor la actual estrategia del alcalde de Madrid.

Carlos Menéndez
http://www.creditomagazine.es

Daniel Jerez -

Qu lástima que falleció Miguel De Molina, porque con la actual tendencia en España, podría ser por lo menos diputado. Azaña debió haber dicho: Volvere y sere millones.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres