Blogia
Bitácora PI

¿BRASIL ENFERMO? MINISTRO MELLO, CORRUPCIÓN GUBERNAMENTAL Y APATÍA

¿BRASIL ENFERMO? MINISTRO MELLO, CORRUPCIÓN GUBERNAMENTAL Y APATÍA

Javier GONZÁLEZ

 

      1. Brasil vive "tiempos muy extraños", en los que se tornaron "casi banales" las noticias diarias de "encuadramiento judicial de autoridades de diversos rangos", no sólo "por un crimen, sino por varios", dejando a la luz del día una "rutina de desfachatez y de indignidad" que "parece no tener límites". Lo anterior estaría trayendo una grave e inesperada consecuencia psicológica y moral en vastos sectores de brasileños: en lugar de una proporcionada indignación de las personas, inclusive de un clamor contra esa corrupción generalizada, se va produciendo "una apatía cada vez más sorprendente", como si "todo eso fuese muy natural y las cosas debiesen ser así", con los ciudadanos aplicando la "táctica del avestruz" y pasando a vivir "como si nada grave estuviese ocurriendo".

 

   Este análisis de la realidad brasileña, que se ha tratado de sintetizar respetando el contexto en que fue formulado, pertenece al presidente del Tribunal Superior Electoral del Brasil, ministro Marco Aurélio Mello, en reciente discurso al asumir ese alto cargo, a pocos meses de las elecciones nacionales. Que nos conste, dicho diagnóstico no recibió la atención que merecía, no sólo por provenir de un alto magistrado, sino por la importante e inesperada relación de causa y efecto que establece entre el aluvión de denuncias de corrupción y la creciente apatía en sectores importantes de la población brasileña.

 

   2. El destape de la corrupción se produjo a mediados de 2005 cuando el diputado Roberto Jefferson, del partido PTB, hizo pública la existencia de una gigantesca red de recaudación ilegal de dinero organizada por el gobernante Partido de los Trabajadores (PT), desviando sumas millonarias de empresas públicas, privadas e instituciones financieras para sustentar un sistema de compra de votos de diputados de diversos partidos -el llamado "mensalón", consistente en una generosa propina mensual- con el objetivo de obtener la aprobación legislativa de los proyectos del PT y asegurar su continuidad en el poder por los próximos 10 a 15 años. A pesar de que ese esquema fue organizado por figuras entre las más cercanas al presidente Lula, éste, hasta hoy, afirma que no sabía de nada.

   Es delante de esa situación que el presidente del Tribunal Superior Electoral del Brasil constata esa enigmática indiferencia, en vez de una natural reacción de repudio, de sectores importantes de la población.

 

   3. Los síntomas de que la sociedad brasileña parece estar enferma, con su propio instinto de conservación debilitado, son múltiples. En ese sentido, la revista brasileña "Observatorio de la Prensa" destaca el diagnóstico hecho por Silvio de Abreu, guionista de varias novelas estelares de la TV Globo, basado en pesquisas efectuadas por la emisora, de que "la moral de Brasil está en pedazos". El Sr. Abreu da, entre otras pruebas, la de que hasta hace un tiempo atrás los telespectadores se identificaban con los personajes buenos, pero que hoy muchos se identifican con los deshonestos y los moralmente reprobables. Abreu observa que esa mayor tolerancia de los telespectadores "en relación a los desvíos morales de conducta está directamente relacionada con los escándalos recientes de la política", y concluye que "el simple hecho de que el presidente Lula diga que no sabía nada de nada y que no había visto nada de lo que fue denunciado en el Parlamento y en la prensa, parece ser una explicación suficiente para aquellas personas que fingen que creen en lo que él dice porque les parece más conveniente que todo quede como está".

 

   4. A ese respecto, "Observatorio de la Prensa" observa que la minoría que percibe ese deterioro moral no encuentra medios adecuados para realizar el alerta, y está en una situación análoga a la de "centinelas que percibiesen el avance de los bárbaros en las puertas de Roma y no pudiesen alertar a la ciudad sobre el peligro", entre otras razones, "porque los destinatarios del aviso no quieren saber de ningún tipo de alerta".

 

   5. Cuando en 1992 trascendieron noticias de corrupción en el seno del gobierno del entonces presidente Fernando Collor, el país comenzó a vivir un clima de efervescencia, que se reflejó inclusive en protestas pacíficas callejeras que llevaron a la Cámara de Diputados y al Senado a votar el "impeachment" del presidente y a suspender sus derechos políticos por 8 años. Esto parece ser un efecto contrario a lo que hoy se estaría produciendo en sectores de la población brasileña, a propósito de la corrupción en el gobierno del actual presidente Lula.

 

   6. Colocados estos elementos de juicio, son nuestros lectores brasileños quienes están en condiciones de analizar si dichos elementos son objetivos y, en este caso, detectar y explicar los mecanismos psicológicos por los cuales la natural indignación se ha ido transformando en apatía psicológica y en parálisis del raciocinio moral.

   A pocos meses de las elecciones presidenciales, aclarar ese enigma en el seno de la sociedad brasileña es de fundamental importancia no sólo para los rumbos de esa grande y querida nación que es Brasil, sino para los de toda América Latina.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres