Facebook Twitter Google +1     Admin

LA POLÍTICA ES EL ARTE DE HACER POSIBLE LO NECESARIO

20070306190442-albertobuela1.jpg

Alberto BUELA

 

   Desde Gottfried Leibniz (1646-1716), el último sabio completo que dio Occidente, pues se destacó con aportes e invenciones originalísimas en teología, filosofía, matemática, física, biología, derecho, geología, astronomía, ingeniería, ciencias de la información, historia y filosofía. De este último gran sabio, quien totalizó el saber de su tiempo en una sola  persona, repetimos a menudo su definición de la política como el arte de lo posible. Los manuales al uso de esta nueva ciencia: la politología, practicada por los cientistas políticos o politólogos la dan como un hecho ciento, como una verdad que cae por su propio peso. Como algo sabido, como evidente y sin mayores consideraciones.

   Tuvieron que pasar casi 250 años para que un pensador político de fuste, hoy demonizado, como Charles Maurras (1868-1952), revisara críticamente dicha definición, y  así propusiera definir la política como el arte de hacer posible lo necesario. Es que Maurras piensa la política como ciencia arquitectónica de la sociedad, la piensa como el saber anterior a todo otro saber y fundante, su expresión más conocida es politique d´abord, la política antes que nada.

 

   Observemos cómo la categoría de lo necesario, esto es, aquello que no puede ser de otra manera, agregada a la de posible,  libera a la política de su carácter idealista o ilustrado para trasladarla hacia un realismo político, encarnando sus acciones en los problemas y en las cosas mismas. En Argentina Evita supo realizar un juicio similar al declarar públicamente: Allí donde hay una necesidad hay un derecho. Y éste es el fundamento último de todo realismo político, la vinculación de lo posible a lo necesario.

 

   Este anclaje de lo posible en lo necesario, esta búsqueda de dar satisfacción a aquello que se necesita, este tener en cuenta las condiciones real-concretas del fenómeno político es la norma que guía a todo el denominado realismo político que ha tenido en el siglo XX expositores de la talla de Schmitt, Morgenthau, Freund, Maranini, Miglio, Fernández de la Mora, Waltz, Arón, Maffesoli, entre otros.

   Un estudioso destacado y brillante sobre estos temas, Alessandro Campi ha definido el realista político así: "no es conservador ni reaccionario, no defiende el status quo y mucho menos añora el pasado. El verdadero realista utiliza la historia no sólo para comprender mejor el pasado sino también, y sobre todo, para representarse mejor el futuro y posee la conciencia de que nada es eterno en política" [1] .  Es que la política como el arte de hacer posible lo necesario para una comunidad nos está obligando a realizar las acciones conducentes y no simplemente declamativas o ilusorias.

 

   El filósofo español no conformista, Gustavo Bueno, nos ilustra con su último libro, Zapatero y el pensamiento Alicia, acerca de esta distinción fundamental entre política realista e ideología ilustrada. Esta discriminación  nos obliga a pensar a partir de nuestras necesidades y de la necesidades de los otros. No podemos diluirnos en un accionar inoperante en vista a utopías tan caras a la modernidad y la mentalidad ilustrada.

   Otro filósofo, Max Scheler, sostuvo que sabemos de la existencia de la realidad por su impulso de resistencia. Está ahí  y no nos deja pasar. Así la necesidad en política es aquello que está ahí, que reclama nuestra acción para poder sobrellevarla y superarla. Y en eso consiste la política "en hacer posible lo necesario", de lo contrario nos podemos quedar y demorar en la sola y mera posibilidad de lo posible.

Es cierto que el llamado a la necesidad recorta en la acción política a la utopía pero, también es cierto, que esta necesidad es la que le da encarnadura a esa misma acción. La vinculación entre lo posible y lo necesario, la dependencia de la primera categoría respecto de la segunda es una de las intuiciones más geniales de la politología contemporánea, debida al genio del penseur de Martigues.[2]

 


 

[1] Campi, Alessandro: El realismo político ante la crisis de estatalidad, en revista Empresas Políticas N° 2, Murcia, 2003, p. 19

[2] Quien desee profundizar el tema está obligado a consultar el libro del silenciado filósofo Pierre Boutang: Maurras, la destinée et l´oeuvre, Plon, París, 1984

Comentarios > Ir a formulario


¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

gravatar.comAutor: miguelpons

Ha conseguido usted una diferenciación básica entre una sociedad bien llevada y una falsa. "El arte de hacer posible lo necesario", como bien titula su trabajo, tiene una contrario que al menos es el que nos atrapa en España: "El arte de hacer necesario lo posible". Cualquier cosa que nuestros socialcomunistas puedan y quieran hacer se convertirá en necesario. Automáticamente. O sea, como la ley de la Memoria Perdida.
A. Robsy

Fecha: 24/10/2007 22:29.


gravatar.comAutor: guillem

quien dijo que la politica era el arte de hacer feliz al pueblo?

Fecha: 16/03/2010 23:11.


gravatar.comAutor: Michell

Jjajajajajajaj MUY COMPLETOOOOOOO

Fecha: 14/08/2012 20:39.


gravatar.comAutor: Juan Pablo L

Muy interesante.
Para mi suele notarse mucho cuando los políticos son poco claros y viven hablando del pasado. Acá ocurre demasiado, se hicieron cosas lindas, pero da la sensación que quieren volver al pasado, recrear cosas que antes funcionaron y que ahora no dan los mismos resultados, además de forma grotesca, como si fuera una caricatura de lo que intentan copiar. Y no llegan a superar nunca los mejores momentos del pasado.
Hablo desde Argentina, saludos.

Fecha: 17/11/2014 02:09.


Añadir un comentario



No será mostrado.







Bitácora PI

DESDE EXTRAMUROS Y EN LIBERTAD

Criterios plurales y no necesariamente unívocos, aunque coincidentes en un denominador común: el disenso.
Disentimos del discurso cultural dominante y de sus cánones laicos que sustentan las relaciones de poder en el siglo XXI.
Disentimos del pensamiento débil que deviene único merced a la ocultación de lo dispar.
Disentimos de la inmanencia y del materialismo, hoy impuestos sobre toda idea arraigada en valores firmes y principios nobles.
La nuestra es una vocación PI: políticamente incorrecta.

Temas

Archivos

Enlaces


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris

Estadisticas web